Menu Principal

7 mar. 2012

Mi experiencia con GPM.

El viernes por la noche recibo una grata sorpresa, la señorita C. de recursos humanos de GPM quiere tener una entrevista conmigo el lunes, mi perfil les parece muy interesante, será por teléfono, 30 minutos, "Por favor, indícame tu disponibilidad".
A las 12:00 me vendría perfecto respondo.
La oferta de GPM la recuerdo perfectamente, por lo estupendo que suena. Necesitan un responsable de una oficina que está por abrir, experiencia en proyectos I+D, analítico, proactividad, gestión de personas, interlocución con la administración... Ese soy yo.


-¿Cuando vamos al cerro?
-Está lloviendo, la semana que viene cambia el tiempo y vamos sin falta, pero ahí arriba hace frio.
-Como en todos los cerros poh.

Mi suegro tiene Alzheimer, es la segunda vez que viene a España, la última vez que vino estuvimos los dos en una montaña que que se ve desde mi salón, le encanta subir al monte y desde arriba ver el paisaje, en silencio, como debe ser.
"El cerro" es una de las pocas cosas que recuerda de su anterior visita, y ya es la cuarta vez que me hace esa pregunta desde que llegaron. El problema es la ola de frío. Quiere ir al cerro, sin embargo, para ir a la calle se pone mucha ropa, a veces hasta el pijama debajo. El frío le obsesiona, trabajó en minas a cielo abierto por encima de los 3000 metros de altitud, se le quedó en los huesos.

El domingo por la tarde preparo un poco la entrevista, me informo del producto y el modelo de negocio, bastante interesante, fantaseo, "La primera telco que se se lance como socio se lleva todo el pastel".
Aprovecho y leo las últimas entradas del blog de su fundador, hacía meses que no entraba. Me sigue gustando como escribe, con matices, la verdad no siempre está en los extremos del dial. Además... "they are hiring", y eso lo que necesitamos en este país.

Lunes.
Todo preparado, no hagáis ruido por favor, me van a llamar.
Mail a las 12:00,
"Hoy ya me resulta imposible, podrías mañana por la mañana?"
Respuesta:
"Ok, claro, cuando te venga bien."

Martes.
Esperad que me llamen y vamos al super. Nadie llamó pero recibo un mail a las 11:53.
"Disculpa que no te contestara ayer, pero tuve un día muy liado.
Podrías mañana sobre las 11:00?"

Ya empezamos regular, tampoco se requiere mucho tiempo para contestar a un mail de una sola línea... me ha tenido toda la mañana en jaque.
Respuesta
"Mañana de 10 a 11 tengo una videoconferencia con un headhunter, para no solaparnos lo mejor es a las 11:15. ¿Te parece bien?"
No tengo respuesta,  no le parece ni bien ni mal.

Miércoles
No suena el teléfono en toda la mañana, ningún feedback, a las 20:25 me llega por fin otro mail.
"Hoy me ha sido imposible poder llamarte.
Mañana tienes disponibilidad?"

Sigo sin entender. Una cosa es tener trabajo y otra cosa es no atender compromisos y no avisar de la cancelación...
Respuesta
 "Si, mañana a las 11:00 me viene bien."

Jueves:
A las 11 nadie llama, a las 12 tampoco, a las 12:49 llamo yo, descuelga al instante.
-Si?
-Oye mira, soy Breakpoint, acordamos que me llamaríais a eso de las 11...
-Si, breakpoint... si.... -aquí ya tengo la certeza de que se había olvidado de llamarme y de que no sabía ni quien era-, ...si mira, estoy ahora en una reunión.... cuando pueda te llamo.
La reunión por lo visto, duro todo el día, al día siguiente, viernes, por fin me llama.
Me explica las funciones del puesto y me pregunta sobre mi experiencia, mantenemos una charla distendida, le agrada escuchar que había preparado documentación para recibir ayudas a la I+D, era uno de los motivos por el que abrían nueva oficina aquí.
- Muy bien, muy bien, el caso es que ya está todo montado y vamos con cierto atraso, así que te llamará el responsable técnico y quizás otros managers, nos gusta que haya más gente que participe en los procesos de selección, pero andamos con bastante retraso y esto es inminente, igual te llaman hoy por la tarde... como muy tarde el lunes
- Perfecto.


Al día siguiente nadie llama, tampoco el lunes, ni el martes, ni el miércoles.
Preparo un mail el Jueves.
"Buenos días C.,
El jueves pasado me comentaste las condiciones, e información interesante sobre el puesto, también que había cierta prisa para poner la oficina en marcha. Yo estoy pendiente de una llamada del del departamento técnico.
¿Me podías poner al tanto de como va el proceso de selección?
"

-¿Cuando vamos al cerro?
-¿Qué cuando vamos al cerro?.... -miro al cielo y hace sol- ¡Ahora mismo!.


Mi suegro no tenía culpa alguna, había descuidado la atención a mis invitados por tomarme en serio a gente no seria. Pulse enviar, me vestí.



- Lo bueno aquí es que tenéis agua, con agua todo es posible.
No está mal la frasecita, tomo nota mentalmente, se la contaré a tu nieto.

Volvimos a la casa cuando empezó a quejarse del frío. Al llegar miro el correo y como imaginaba no había respuesta, espero unos días y hago mi segunda -y decididamente última- llamada.
- Hola, mira, te envié un mail hace cinco días, estaba pendiente de una llamada y me gustaría saber a que atenerme.
Otra vez voz de sorpresa, yo creo que ni siquiera se daba cuenta de que en la autofirma de su primer correo aparecía su teléfono y le sorprendía que los candidatos averiguaran como localizarla.
- Si estoooo, buenoooo, el proceso está abiertoooo pero no te puedo comentar nada ahora mismo, a lo largo de esta semana te cuento algo.
Por supuesto a lo largo de la semana tampoco llamó.Hoy me ha llegado un mail diciendo que la plaza se ha cubierto.
q!



Ya he vivido esto antes, cuando las empresas crecen se produce cierto descontrol, es difícil asegurar que todo el mundo en su puesto se comporta de forma correcta.

wq!

No hay comentarios:

Publicar un comentario