Menu Principal

24 ene. 2012

Más de vecinos.

Era nuevo en el barrio, pero como os podéis imaginar al haber sido presidente de una gran comunidad de vecinos aumenté mi red de contactos con una pendiente superior a la ley de Moore. El caso es que gracias a uno de mis enlaces me enteré que en la torre de al lado había un piso de rumanos, pero que ya se habían ido. Se habían ido y ahora se han instalado nuevos inquilinos, por lo visto -después de un estudio de mercado- el piso se ha convertido en una casa de citas.
Así terminó la historia, y mi enlace, guapa y joven, me miraba ahora con una sonrisa pícara, sin hablar me estaba diciendo ¿cómo se te queda el cuerpo? ¿eh?.
Pues si, le di unas vueltas al tema, ¿qué prefiere la gente un piso lleno de rumanos o un piso de señoritas?
¿qué prefiero yo?
No me siento muy bien con la respuesta.





No hay comentarios:

Publicar un comentario